Investigadores UIS identifican plantas colombianas promisorias para el tratamiento de la leishmaniasis

Microbióloga Diana Peña, estudiante de doctorado en Ciencias Básicas Biomédicas

Investigadores de la Universidad Industrial de Santander (UIS) han encontrado ocho aceites esenciales y diez compuestos mayoritarios de plantas colombianas que podrían ser utilizados para desarrollar un bioproducto de aplicación tópica con actividades antileishmania y cicatrizante.

Este trabajo se desarrolla en uno de los proyectos que conforman la Alianza Bio-Reto XXI 15:50, programa ganador de la primera convocatoria Ecosistema Científico de Colombia Científica, que busca desarrollar bioproductos para los sectores salud, agropecuario y cosmético, como resultado del estudio de la biodiversidad colombiana.

Con el proyecto “Desarrollo de un novedoso sistema farmacéutico tópico natural con actividad antileishmania o cicatrizante”, los investigadores UIS buscan proponer una alternativa terapéutica para una enfermedad que constituye un problema de salud pública en Colombia y cuyo tratamiento actual presenta serias dificultades.

“En Colombia, el tratamiento de la leishmaniasis se basa en el uso de antimoniales pentavalentes administrados en inyecciones por vía intravenosa o intramuscular que son dolorosas, deben ser aplicadas en un centro de salud, presentan efectos secundarios y, algunas veces, reacciones adversas serias. Además, no siempre son eficaces y no pueden ser aplicadas en todas las personas”, comentó la doctora Patricia ESCOBAR, profesora del Departamento de Ciencias Básicas de la Escuela de Medicina UIS e investigadora del CINTROP.

A la fecha, los investigadores han analizado más de 200 muestras obtenidas de plantas colombianas (aceites esenciales, extractos, componentes mayoritarios), las cuales fueron caracterizadas, según sus propiedades antileishmania y cicatrizante (in vitro e in vivo), citotóxica, proliferante, de migración, antioxidante, capacidad de producción de radicales de oxígeno y de nitrógeno, capacidad inmunomodulatoria, potenciación de la permeación de fármacos y también según sus propiedades toxicológicas como irritación en piel e hipersensibilidad de contacto.

A partir de este estudio, se han escogido ocho aceites esenciales y diez compuestos mayoritarios promisorios que, solos o en combinación, podrían contribuir en la cura de la leishmaniasis cutánea o como pro-cicatrizantes de heridas crónicas.

“Las plantas son una fuente inmensa de compuestos químicos estructuralmente diversos y farmacológicamente activos que son utilizados por la medicina tradicional para la cura de enfermedades dermatológicas y que podrían constituir una alternativa terapéutica para la leishmaniasis cutánea, además de acelerar la cicatrización de las heridas o úlceras producidas por otras entidades”, informó la profesora Patricia ESCOBAR.

A partir de los hallazgos se están preparando, caracterizando y evaluando en fase preclínica dos formulaciones de uso tópico/transdérmico. “Estos bioproductos serán aplicados directamente sobre las lesiones o las heridas para determinar su efectividad y seguridad en modelos experimentales”, concluyó la profesora UIS.

En este proyecto participan también los investigadores y profesores de la UIS Elena STASHENKO, Jairo René MARTÍNEZ y Julio César MANTILLA, así como los auxiliares de investigación Angélica M. VERA y Mary E. SALAZAR, el profesional de apoyo Jorge OSORIO. los estudiantes de doctorado Heider CARREÑO y Omar CASADIEGO, la estudiante de maestría Laura M. GARCÍA, los estudiantes de pregrado Fabián SARMIENTO y Sebastián CUBIDES y la joven investigadora Diana P. PEÑA.