“Una universidad que se sumerja en la política de mejoramiento continuo, avanza progresivamente”: José Cornejo, consejero del CNA

El doctor José William Cornejo Ochoa, recalcó la importancia de que las universidades deben participar en la construcción de la agenda política del Estado.

En la sala de cómputo del Sistema de Apoyo de Excelencia Académica SEA, de la Universidad Industrial de Santander, se realizó el Conversatorio calidad en el marco de acreditación según Acuerdo 02 de 2020 del Consejo Nacional de Educación Superior.

En el encuentro dirigido por el doctor José William Cornejo Ochoa, médico neurólogo, magíster en epidemiología y asesor del Consejo Nacional de Acreditación, presentó los lineamientos más destacados y actuales del acuerdo en materia de investigación, así como los impactos del aseguramiento de la calidad y acreditación de la Educación Superior.

Este último aspecto hace énfasis en el talento humano que se forma durante el proceso de investigación, la evaluación del impacto de las publicaciones científicas en el ámbito mundial y cómo estas nuevas tecnologías o innovaciones, se transfieren a las empresas locales, regionales y nacionales para que generen una mayor eficiencia y productividad del sector agroindustrial y económico del país que mejore la calidad de vida de la población.

Para el experto, el tema de los impactos del aseguramiento de la calidad es uno de los aspectos más complejos y difíciles que deben afrontar las universidades y para ello propuso crear alianzas estratégicas con el Estado que permitan fortalecer estos parámetros.

Otra de las dificultades que mencionó el par evaluador reconocido por Minciencias e Investigador Senior, son los resultados del Examen de Calidad de la Educación Superior. “Existen dificultades en las Pruebas Saber Pro y en el desempeño de las competencias genéricas en los estudiantes de pregrado, así como en pensamiento crítico que deben trabajarse fuertemente”.

 “Existen dificultades en las Pruebas Saber Pro y en el desempeño de las competencias genéricas
 en los estudiantes de pregrado, así como en pensamiento crítico que deben trabajarse 
fuertemente”.

30 personas asistieron al conversatorio que se realizó de manera virtual y presencial en la sala SEA

También señaló que los claustros universitarios deben aumentar  el reclutamiento de profesores y mejorar el modelo de contratación a término indefinido que dignifiquen su labor docente.

A pesar de las dificultades que pueden registrar las universidades en el marco de acreditación según el acuerdo 02 de 2020, resaltó los avances significativos en las categorías de los grupos de investigación en Minciencias, así como la formación de los investigadores.

“En la investigación los avances son significativos teniendo en cuenta la articulación con el sector industrial y el desarrollo y la promoción por parte del Estado de la industria”, resaltó Cornejo Ochoa.

Acreditar y certificar
En el evento que se realizó de manera presencial y virtual con la participación de 90 asistentes de universidades aliadas al Proyecto Bio-Reto XXI-15:50 como la Universidad UdesUniversidad de AntioquiaUniversidad de CartagenaUniversidad de IbaguéUniversidad del TolimaUniversidad Tecnológica del Chocó y la Universidad Industrial de Santander, el doctor José William, enfatizó en la diferencia entre acreditar y certificar, dos conceptos que en algunas universidades, suelen promover de manera errónea.
 

“La acreditación es siempre realizada por agencias reconocidas por el Estado colombiano, mientras que las certificaciones son realizadas por organizaciones internacionales que cobran y, además, entregan un sello pero que no tiene que ver con acreditación y el inconveniente al final, son los altos costos financieros que demanda y que en últimas no tiene el reconocimiento por el Consejo Nacional de Acreditación”.

 

El Vicerrector académico de la UIS, Daniel Alfonso Sierra Bueno participó en el conversatorio junto a 30 personas que hicieron presencia en la sala de cómputo del Sistema de Apoyo de Excelencia Académica SEA.

El conversatorio finalizó con una sesión de preguntas en la que los asistentes, despejaron las diversas inquietudes frente al acuerdo 02 de 2020. Uno de ellos fue Wilmer Molina Álvarez, funcionario de Apoyo en los procesos de Registros Calificados y Acreditación en Alta Calidad de Programas e Institucionales de la Dirección de Aseguramiento de la Calidad de la Universidad del Tolima quien expresó: “Son unos espacios muy importantes toda vez que nos encontramos en un constante aprendizaje y mejoramiento continuo con sus procesos de evaluación como lo mencionó el doctor Cornejo”.

Esta iniciativa hace parte del componente de fortalecimiento institucional de los miembros de la alianza Bio-Reto XXI-15:50 mediante la transferencia de buenas prácticas de gestión académico-administrativo para la acreditación de alta calidad de programas académicos e instituciones.

Dato

88 universidades en el país tienen acreditación de alta calidad según el Sistema Nacional de Información para la Educación Superior en Colombia. 31 son universidades públicas y 57 privadas.